J. K. Rowling

Harry Potter y el Prisionero de Azkaban (J. K. Rowling)

sábado, noviembre 30, 2013





Título original: Harry Potter and the Prisioner of Azkaban

Título en españolHarry Potter y el prisionero de Azkaban

Saga: #3/7 Harry Potter

Autora: J. K. Rowling

Editorial: Salamandra

Páginas: 360 páginas

Encuadernación: Tapa dura

ISBN: 9788478885190

Precio: 18,00 euros








Por la cicatriz que lleva en la frente, sabemos que Harry Potter no es un niño como los demás, sino el héroe que venció a Lord Voldemort, el mago más temible y maligno de todos los tiempos y culpable de la muerte de los padres de Harry. Desde entonces, Harry no tiene más remedio que vivir con sus pesados tíos y su insoportable primo Dudley, todos ellos muggles, o sea, personas no magas, que desprecian a su sobrino debido a sus poderes.
Al igual que en las dos primeras partes de la serie –La Piedra Filosofal y la Cámara Secreta– Harry aguarda con impaciencia el inicio del tercer curso en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Tras haber cumplido los trece años, solo y lejos de sus amigos de Hogwarts, Harry se pelea con su bigotuda tía Marge, a la que convierte en globo, y debe huir en un autobús mágico.
Mientras tanto, de la prisión de Azkaban se ha escapado un terrible villano, Sirius Black, un asesino en serie con poderes mágicos que fue cómplice de Lord Voldemort y que parece dispuesto a eliminar a Harry del mapa. Y por si esto fuera poco, Harry deberá enfrentarse también a unos terribles monstruos, los Dementores, seres abominables capaces de robarles la felicidad a los magos y de borrar todo recuerdo hermoso de aquellos que osan mirarlos.
Lo que ninguno de estos malvados personajes sabe es que Harry, con la ayuda de sus fieles amigos Ron y Hermione, es capaz de todo y mucho más.

Recordaba El Prisionero de Azkaban como un libro maravilloso, un libro al que le tenía mucho cariño, pero no recordaba exactamente el por qué. Y ahora que lo he releído he podido comprender la razón por la que se había ganado un rincón en mi corazón.

En esta ocasión, Harry y sus amigos, Ron y Hermione, se enfrentan a su tercer año de colegio. Ya no son tan niños como antes por lo que la narración es mucho más madura, menos sencilla.

Conoceremos, en este libro, a personajes del calibre de Remus Lupin, quien me hizo, me hace y me seguirá haciendo suspirar. Para mí el mejor personaje de la saga cuya historia es enternecedora y su forma de ser aún más. Un personaje muy complejo que nos abrirá los ojos al pasado, un pasado que muchos estamos encantados de recorrer y del que ansiaremos conocer más.

Aparecerá un terrible asesino llamado Sirius Black que dará mucho de sí a lo largo de las páginas. Un personaje que parece tener un solo objetivo, un personaje con un pasado del que no está orgulloso. Sin duda es otro de los platos fuertes de la novela y será imposible que no nos encariñemos con él.

Personajes como Cedric y Cho Chang hacen acto de presencia con una breve introducción, sabiendo que más adelante (en otros libros) darán mucho más juego. En cuanto a los padres de Harry Potter, conoceremos por fin un poco más de su pasado y del momento de su muerte, escenas que nos pondrán los pelos de punta.




La historia se vuelve mucho más oscura y aparecen personajes malvados, no como en los anteriores libros que sólo aparecía Voldemort encarnando al mal. Hay mucha más acción y tensión que no sólo se limita al final del libro. También veremos que Harry empieza, por primera vez, a mostrar sentimientos típicos de un adolescente como pueden ser el amor y el odio.




El prisionero de Azkaban es emocionante, lleno de giros inesperados de la trama y siniestra, sobre todo por el toque que le dan los dementores, unos seres sin rostro que se alimentan de los sucesos terribles de la gente, les absorben las alegrías y los sumen en un estado de desesperación. Están presentes durante todo el libro, lo que nos hará tener el corazón en un puño porque, al parecer, Hogwarts ya no es un lugar tan seguro...

Tendremos momentos de humor protagonizados, sobre todo, por nuestros tres protagonistas. Además, descubriremos a una Hermione un tanto diferente, que parece guardar un extraño secreto.

Esta novela me ha hecho llorar (sí, no exagero) en tres ocasiones, me ha hecho sufrir y me ha hecho disfrutar. Volverla a leer me ha recordado por qué tenía yo tan buena opinión de este libro. Es sin duda una novela fantástica, más madura, más cruenta que nos abre las puertas a un nuevo mundo mucho más realista y, sobre todo, nos abre las puertas a personajes de la talla de Remus Lupin y Sirius Black.


El final del libro es muy emotivo y dista un poquito de a lo que nos había acostumbrado J. K. Rowling tanto en La piedra filosofal como en La cámara Secreta. Aún así no deja de ser impresionante y nos deja claro la maravillosa pluma de la autora.


Un libro magnífico que supera con creces a sus predecedores. Amor, amistad, crueldad, miedos se mezclan para hacer una novela juvenil que marcará no sólo por sus sucesos y cambios de trama, sino por unos personajes que brillan por sí solos.

El Prisionero de Azkaban es una de las mejores novelas de la saga y no exagero al decir que una de mis preferidas de todo Harry Potter pues la magia de la historia nos llegará a todos al corazón. Ya no estamos en un mundo en el que el peligro es tan real que se puede palpar.




Te puede interesar

2 comentarios

  1. Yo he cometido el error de ver las películas antes que leerme la saga, ahora he empezado con ella y por el momento me esta gustando bastante^^

    Besos

    ResponderEliminar

¡Anímate y comparte con todos nosotros tu opinión! Pero recuerda que los mensajes ofensivos, los comentarios pidiendo links de descargas ilegales o cualquier tipo de publicidad que no aporte nada serán eliminados.

Blog Archive