reseña

Peter Pan (J. M. Barrie)

domingo, diciembre 17, 2017


Título: Peter Pan | Autor: J. M. Barrie Saga: Autoconclusivo | Editorial: Alfaguara | EncuadernaciónTapa dura | Páginas: 232 páginas | ISBN9788420486277 | Precio14,96 euros


Wendy, John y Michael no sabían que la mayor aventura de sus vidas iba a comenzar la noche en la que Peter Pan perdió su sombra.

Atrévete a viajar al país de Nunca Jamás, donde conocerás a Campanilla, a los niños perdidos, y a los temibles piratas capitaneados por Garfio. 

Hace unos meses, me picó el gusanillo por Peter Pan y tras verme un par de películas y escribir un artículo sobre su creador, decidí que era el momento idóneo para leer la novela de J.M. Barrie.

Esta obra se ha convertido en un mito moderno que, incluso, ha dado nombre a un síndrome. Sin embargo, la historia que se esconde tras el nombre de este personaje es muy peculiar pues Peter Pan, aunque divertido y aventurero, no es como realmente creemos que es.

Peter Pan nos relata la historia de un niño que se niega a crecer, por lo que vive en Nunca Jamás, el país de los sueños y la imaginación en el que todo es posible. Una noche, cuando Peter entra en la casa de los Darling para recuperar su sombra, Wendy se despierta. Encandilado por las historias que conoce Wendy, Peter logra convencerla para que vaya con él y los niños perdidos. Los tres hijos de los Darling siguen al niño que no quería crecer hasta Nunca Jamás para vivir aventuras y divertirse.


J. M. Barrie utiliza a Peter Pan para hablar sin tapujos de la infancia. El autor no solo muestra la parte de la inocencia que todos conocemos y asociamos a los niños, sino que también hace hincapié en el carácter egoísta y cruel que solemos olvidar. El escritor nos presenta, por tanto, a un Peter Pan divertido y aventurero, pero también temerario, tiránico, olvidadizo y, por supuesto, egoísta. Peter no es un protagonista bueno en sí mismo, pues actúa según sus intereses y es capaz de arriesgarlo todo y a todos con tal de lograr su objetivo, pero su fuerza radica en lo que representa: el contraste del lado bueno y malo que tienen los niños en mayor o menor medida. Peter es, por tanto, como un niño que lo descubre todo por primera vez.

La narración de esta obra me ha sorprendido gratamente. Barrie utiliza la tercera persona para contar la historia de Peter Pan, de tal forma que el narrador se convierte en un personaje más. No solo comparte algunos de sus pensamientos acerca de las aventuras del niño que no quería crecer, sino que además filtra aquello que no considera interesante para ir a la esencia del personaje que da nombre a la obra.


La pluma de Barrie parece sencilla a simple vista, pero una vez te adentras en la trama descubres que bajo esa capa de sencillez, se oculta una narración compleja. El escritor juega constantemente con el lector, adelantando sucesos u omitiendo partes de la historia para ir a otras más interesantes. Barrie habla desde el punto de vista de un adulto que conoce a fondo a los niños, lo que le permite incluir críticas a ambas partes.

Uno de los puntos positivos de Peter Pan es la ausencia de descripciones de Nunca Jamás. Barrie explica en la obra que "todos hemos visto Nunca Jamás, y todos hemos visto cosas distintas" porque cada uno aporta algo nuevo a este lugar. Nunca Jamás se convierte, por tanto, en una increíble metáfora del lector: una obra nunca será igual, cada persona que se sumerge en ella encuentra o aporta algo distinto a la historia.

Todo en esta novela es puro contraste. Desde la petulancia de Peter Pan hasta las buenas maneras de Garfio, pasando por el buen corazón de Wendy y los celos de Campanilla. Sin embargo, aunque algunas estén llevadas al extremo, el escritor no comete el error de caricaturizarlas, lo que le permite dar más profundidad a la obra y tocar temas como la figura materna, la libertad, la madurez, la inocencia, la familia, el amor o el tiempo.

PUNTUACIÓN (SOBRE 10)

Estamos frente a un libro que sorprende porque todo el mundo cree conocer Peter Pan, pero solo los que se adentran en la obra de Barrie descubren que nada tiene que ver con la edulcorada historia que permanece en el imaginario colectivo. Es una novela que habla de la tristeza y la alegría, de la soledad, de la inocencia y de la maldad.

Peter Pan es, por tanto, un cuento para niños, pero también para adultos porque detrás de todas esas aventuras y fantasía se respira una gran crítica hacia la soledad.

Te puede interesar

1 comentarios

  1. Hola! Este es un clásico que tengo pendiente, pero que no era prioritario para mí porque tampoco me llama tanto. Sin embargo, tu reseña me llenó de nuevas ganas, sobre todo con el tema de las descripciones, algo que me pareció súper interesante.
    Muy buena reseña.
    Un besote!

    ResponderEliminar

¡Anímate y comparte con todos nosotros tu opinión! Pero recuerda que los mensajes ofensivos, los comentarios pidiendo links de descargas ilegales o cualquier tipo de publicidad que no aporte nada serán eliminados.

Blog Archive