reseña

La Cura Mortal (James Dashner)

jueves, febrero 11, 2016

Título: La Cura Mortal | Autor: James Dashner | Saga: 3/3 El Corredor del Laberinto | Editorial: Nocturna | EncuadernaciónTapa blanda con solapas | Páginas: 449 páginas | ISBN9788493975036 | Precio17,00 euros | Vídeo-reseña: ver vídeo


ATENCIÓN, PUEDE CONTENER SPOILERS DE ANTERIORES LIBROS

Desde hace tres semanas, Thomas vive en una habitación sin ventanas, de un blanco resplandeciente y siempre iluminada. Sin reloj y sin contacto con nadie, más allá de las tres bandejas de comida que alguien le lleva a diario (aunque a horas distintas, como para desorientarle).

Al vigésimo sexto día, la puerta se abre y un hombre le conduce a una sala llena de viejos amigos.

—Muy bien, damas y caballeros. Estáis a punto de recuperar todos vuestros recuerdos. Hasta el último de ellos.


Tras una segunda parte un tanto floja por ser, quizás, un mero puente entre el laberinto y el final de la saga, La Cura Mortal sube el listón para ofrecer al lector una historia llena de giros inesperados, acción y muchos sentimientos.

Una parte de mí tenía ganas de sumergirse en esta novela, pero la otra tenía miedo de lo que podía encontrar, ya que Las Pruebas no fue del todo lo que esperaba. No obstante, esta tercera entrega coge lo mejor del primer y segundo libro y los fallos de su antecesor para construir una historia que me ha tenido enganchada a sus páginas.

En esta novela, los clarianos se van a enfrentar a CRUEL y van a luchar por sus vidas, por lo que nos encontramos frente al libro más distópico de la trilogía, en el que la ambientación juega un papel fundamental. James Dashner nos muestra un mundo destruido a través de unas descripciones lo suficientemente detalladas para hacernos una idea y no perdernos en los detalles insignificantes.

Otro de los pilares fundamentales de la novela es el trío protagonista. Tras una segunda parte en la que todo giraba en torno a Thomas, ahora Minho y Newt vuelven a cobrar importancia en la historia, pudiendo ver, así, la evolución de los tres portagonistas. Asimimo, La Cura Mortal nos permitirá ver sus dilemas y conocerlos en profundidad. La evolución de los tres es impresionante.


Teresa, por su parte, pasa de ser uno de los principales a ser un personaje de relleno, lo que agradezco enormemente ya que nunca me llegó a caer bien.

Brenda, sin embargo, seguirá muy presente en esta última entrega, lo que nos servirá para conocerla un poco más a fondo. En su momento dije que era un personaje que no me terminaba de convencer y que sobraba. Ahora reconozco que es importante para la narración, pero hay algo en ella que no me termina de convencer del todo.

La trama avanza un poco despacio debido a que nos encontramos con un libro emotivo y lleno de sentimientos que nos hará sufrir casi en cada página. No sólo lo pasé mal con lo que ocurría, sino que también lloré. Sinceramente, una parte de mí odia a James Dashner por escribir este libro, pero la otra lo adora por crear una historia tan buena y unos personajes tan complejos.


Una de las pegas que le pongo a la novela es la solución del triangulo amoroso. La existencia de este me sobraba en la historia, pero la forma de quitárselo de en medio ha sido un tanto absurda. Me ha dado la sensación de que no sabía qué hacer y al final ha dicho "pues escribo esto y solucionado".

El autor ha sabido hacer que la narración fluya, creando así una historia adictiva llena de acción y giros inesperados. Todo lo que ocurre te deja con ganas de más, pero James Dashner juega con la historia para avanzar sin desvelar apenas nada, por lo que llegas a las últimas páginas con una gran incertidumbre.

En cuanto al final, tengo que decir que es muy abierto y muy precipitado. Al haberse guardado ese as en la manga, el autor finaliza la historia con un elemento nuevo que aparece prácticamente de la nada y que, en vez de servir como un buen cierre, genera muchos interrogantes. Es por eso que me ha parecido un final cojo que sucede demasiado deprisa y que deja muchas cosas sin resolver.


PUNTUACIÓN

Para mí, La Cura Mortal ha sido prácticamente el mejor libro de la saga, seguido, muy de cerca por la primera parte. Estamos frente a una novela llena de acción y de sentimientos en la que la ambientación y el desarrollo de los personajes juegan a su favor.

Con este libro, el autor cierra una trilogía magnífica, aunque lo hace dejando muchos interrogantes y con un final que no ha estado a la altura de la historia. Desde aquí le doy las gracias a James Dashner por darnos esta historia y por dejarnos disfrutar de unos personajes tan reales como Thomas, Newt y Minho.

Yo os lo recomiendo encarecidamente, aunque, aviso, hay gente a la que esta novela le ha parecido algo floja.

Te puede interesar

2 comentarios

  1. ¡Hola!

    Me alegro de que al final te gustara. Yo leí Las pruebas y me pareció bastante más flojo que el primero, pero tenía fe en que en este se arreglarían las cosas, aunque no fue así. La verdad es que me dio la sensación de que no se resolvía ninguna incógnita, que todo era precipitado y rápido. Aunque también es que me desvelé un montón de cosas de las que pasaban en este libro y entonces claro...

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo terminar el libro y sentirme un poco como tu, fue muy precipitado y la resolución del triángulo amoroso es por decir poco creuel, pero la historia es adictiva, es imposible no tener una relación amor odio con Dashner.
    Si te gustó La cura mortal, amaras El destello, es el emjor de todos para mi.
    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Anímate y comparte con todos nosotros tu opinión! Pero recuerda que los mensajes ofensivos, los comentarios pidiendo links de descargas ilegales o cualquier tipo de publicidad que no aporte nada serán eliminados.

Blog Archive